jlgarrot

Just another WordPress.com site

II República y Guerra Civil

FERMÍN GALÁN Y ÁNGEL GARCÍA HERNÁNDEZ

PRECURSORES DE LA REPÚBLICA (I)

Postal conmemorativa

La Sanjuanada (24 de junio de 1930)

La Sanjuanada se produjo a partir de un conflicto surgido con el Arma de Artillería, al dictar Primo de Rivera una nueva ley reguladora de los ascensos. ésta ley promovía que los ascensos fueran por méritos y no solamente basados en la antigüedad. Muchos oficiales de artillería renunciaron al ascenso que habían logrado por esta vía, en señal de protesta por la nueva ley. La respuesta de Primo de Rivera fue drástica, suprimió el Arma de Artillería.

En la Sanjuanada participaron diversos militares encabezados por los generales Weyler y Aguilera. Estos contaron con el apoyo de varios políticos constitucionalistas, como Romanones, Villanueva o Melquíades Álvarez; asimismo se unieron numerosos elementos republicanos y militantes anarquistas.

Los políticos se unieron al levantamiento para reclamar la vuelta a la constitucionalidad que había sido eliminada tras el “golpe” de Estado del general Primo de Rivera el 13 de octubre de 1923.

Políticos implicados en la Sanjuanada

Melquíades Álvarez redactó el manifiesto que dio inicio al levantamiento

A la nación y al Ejército de mar y tierra

El ejército no puede tolerar que se utilicen su bandera y su nombre para mantener un régimen que despoja al pueblo de sus derechos […] Hay que restablecer la legalidad constitucional. reintegración del Ejército, para la mejor defensa de su labor. Mantenimiento del orden y adopción de medidas que garanticen la constitución de unas Cortes libremente elegidas y que, por ser soberanas, necesitan expresar la verdadera voluntad nacional”(GABRIEL CARDONA, pág. 69)

El general Aguilera marchó a Valencia, de cuya Capitanía General debía apoderarse para, desde allí, publicar el manifiesto que habían preparado con anterioridad.  Los sublevados continuaron adelante con los planes establecidos, a pesar de que muchos de los responsables locales preferían esperar acontecimientos, otros habían sido descubiertos, e incluso los había que se habían arrepentido de haber participado en la trama.

Las fuerzas comprometidas eran escasas, aún así, y en contra de lo que dictaba el sentido común, el general Aguilera decidió continuar. El asalto a Capitanía lo debía dirigir el teniente coronel Bermúdez de Castro, éste fue detenido antes de que pudiera ponerse al mando de las tropas que iban a efectuar el asalto, que como es lógico quedó frustrado. Los principales implicados fueron detenidos, entre ellos el capitán Fermín Galán.

El posterior Consejo de Guerra condenó a penas de prisión a los militares de alta graduación, y a los civiles con fuertes multas – una de las más elevadas cayó sobre el conde de Romanones-

Sentencia del Consejo de Guerra

  • Capitán General Weyler (absuelto) (seguramente por los altos cargos que había ocupado, entre ellos Gobernador de Cuba), posteriormente se le impuso una fuerte multa.
  • Teniente Coronel Aguilera (seis meses de arresto mayor)
  • Coronel Segundo García (seis años de prisión militar)
  • Comandante Perea (seis años de prisión militar)
  • Capitán Rubio (seis años de prisión militar)
  • Capitán Fermín Galán (seis años de prisión militar)
Se puede afirmar que la Sanjuanada fue el preludio de lo que posteriormente sería la sublevación de Jaca y Cuatro Vientos. Tras este episodio, el general López Ochoa creó, en París, la Asociación Militar Republicana, a la que se adhirieron, entre otros, Queipo de Llano -aún que parezca mentira-. Ésta asociación dio paso a la creación de la Unión Militar Republicana (UMR) de la que formaban parte oficiales como Díaz Sandino, Ramón Franco -hermano de Francisco Franco-, Pedro Romero y Fermín Galán.
Levantamiento de José Sánchez Guerra (29 de enero de 1929)
Con la Sanjuanada no acabaron los pronunciamientos contra la dictadura de Primo de Rivera. El siguiente lo encabezó José Sánchez Guerra, jefe del Gobierno entre marzo y diciembre de 1922. Tras el golpe de Primo de Rivera se exilió a París, desde donde regresó en 1929 para ponerse al frente del nuevo levantamiento.
Entre los apoyos que recibió Sánchez Guerra destacan el teniente coronel Aguilera, Manuel Azaña, Alejandro Lerroux,Vicente  Basco Ibáñez y Eduardo Ortega y Gasset.
El 29 de enero de 1929 se levantó la guarnición de Ciudad Real, ese mismo día, Sánchez Guerra desembarcó en Valencia. se había acordado que cuando se inciase la sublevación en Valencia, se levantarían los acuartelamientos de Madrid, donde el general Riquelme asumiría el mando, mientras que el conde de Romanones y Melquíades Álvarez irían a entrevistarse con Alfonso XIII para que nombrara presidente del gobierno al teniente general Aguilera.
Alfonso XIII, enterado de toda la trama, decidió apoyar a Primo de Rivera, que le parecía más seguro, y sobre todo más cómodo.  No le fue difícil a Primo de Rivera, al contar con el apoyo real, de desactivar el golpe. Esta vez el Consejo de Guerra reunido tras las detenciones de los promotores si pronunció sentencias de muerte. Estas no se llegaron a llevar a efecto al negarse el Tribuna Supremo a refrendarlas. En octubre otro Consejo de Guerra absolvió a los civiles implicados en la trama.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: